Se trata de actores que, disfrazados de diferentes personajes, comienzan una rutina en recepción como si fueran personas normales. Luego, a medida que transcurre el tiempo comienzan a tener actitudes que no son tan frecuentes, interactuando con los invitados para divertirlos en el tiempo que dure la recepción del evento. Siempre teniendo en cuenta que las acciones que realizan no son ofensivas ni invasivas. Solo divierten y desinhiben a los invitados. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *